Una de las Pintoras más Influyentes: Frida Kahlo

Mujer. Artista. Mexicana. Feminista. Surrealista. Existencialista. Tantas palabras podrían definir a Frida Kahlo. Tanto a la Frida en el traje victoriano de encaje blanco con la arteria cortada, como la del traje tradicional tehuana con la foto de Diego Rivera en el cuadro ‘Las dos Fridas’. Un espejo de su propia imagen, de esa tercera Frida, la pintora, la artista, la maestra de los autorretratos, la autodidacta, convertida en un icono cultural y pop de todo un país, del mundo.

Como una de las pintoras más influyentes, Frida Kahlo es un nombre que también se define por su estética. De ascendencia mestiza, pero arraigada al folklore mexicano, la pintora adoptó la vestimenta tradicional tehuana para su día a día, marcando así una indumentaria que la acompañaría toda su vida y, que al igual que su particular trenzado del cabello, con flores e hilos rojos, la identificarían y definirían su imagen. La que ahora es imitada por muchos.

Frida Kahlo hizo de la creación su filosofía, en la que usaba el arte como un mecanismo de catarsis para una vida llena de eventos fluctuantes. Explorando el contexto de su tiempo con una visión que pareció siempre adelantada, Frida fue una voz e imagen en el arte y la sociedad, dedicada a la representación de la mujer en la modernidad y teniendo como objetivo elevar la identidad mexicana.

Su acercamiento a la pintura fue innato, aunque no era ajena a las artes gracias a su padre, Frida abandonó el deseo de ser médico, y desarrolló su habilidad en la pintura pasando sus días en la Casa Azul. Ahí se recuperaba del accidente que marcaría su vida y obra. El autorretrato fue la manera en que la joven artista comenzó a cuestionar su existencia e identidad, la forma en la que veía al mundo desde el aislamiento y que luego se convertiría en el pilar de su trabajo pictórico.

Durante sus viajes por México, la artista mexicana redescubrió su propia identidad, lo que la llevó a encontrar una nueva definición para su arte.

A pesar de haber sido catalogada como una surrealista por los mismos padres del movimiento, Frida Kahlo definía sus obras no como un producto de sus sueños, sino como el resultado de su vida misma, haciendo de sus pinturas un encuentro entre la fantasía y el realismo, un diario visual en donde la artista contaba las historias que marcaron su vida: su familia, sus amores, las dolencias y sus orígenes.

¿Cómo influyó Frida Kahlo en el arte?

Durante su vida y carrera artística, Frida Kahlo rescató las raíces del arte popular mexicano, a través de su arte, su vestimenta e ideologías. Como una reconocida retratista, quien plasmaba en sus obras la influencia de la naturaleza y de los artificios de México, Frida realzó la cultura popular nacional. La obra de Frida Kahlo es una muestra de la evolución del arte en su país, por los rasgos autobiográficos de sus pinturas, expresados a través del realismo mágico y la fantasía.

¿Cuáles son las pinturas más famosas de Frida Kahlo?

En la obra de Frida Kahlo destacan inicialmente sus primeros autorretratos, dedicados a colegas con quienes asistía a la escuela como Alejandro Gómez Arias, al igual que el retrato de Miguel Lira y de su hermana menor, Cristina.

Frida Kahlo hizo Mi nacimiento (1932), una obra que muestra a la madre de Frida con el rostro tapado, haciendo alusión a su muerte, mientras que el rostro de la artista muestra su cabeza entre las piernas entre un charco de sangre, haciendo referencia con esto a su anterior obra y su aborto. La escena ocurre mientras un retrato de la Virgen de las Angustias y un pergamino que nunca fue escrito, adorna la parte inferior de esta obra. Mi nacimiento (1932) forma parte de la colección privada de arte de la cantante Madonna.

Las dos Fridas (1939) es una pintura de Frida Kahlo que muestra la separación entre dos personalidades. Los corazones de ambas representaciones de Frida que visten una en un vestido de encaje, y otra en una tradicional tehuana están expuestos y conectados entre sí, donde uno de los personajes ha cortado las arterias con una tijera, mientras que la otra sostiene un pequeño retrato de Diego Rivera. La pintura fue adquirida directamente de la artista por el Instituto Mexicano de Bellas Artes en 1947, y es hoy parte de la colección del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

También canalizó una ruptura y su soledad en Autorretrato con collar de espinas y un colibrí (1940), una de las obras más famosas de la artista en donde se muestra estrangulada por un collar de espinas, mientras que el cadáver de un colibrí, símbolo de la suerte en el amor según la tradición mexicana o símbolo de Huitzilopochtli, el dios de la guerra, es acechado por un gato negro y un mono que asemeja al regalado a Frida por Diego. La obra es parte de la colección del Harry Ransom Center en Austin, Texas.

Como la mayoría de las obras de Frida «Autorretrato con collar de espinas» refleja el turbulento universo de la artista; un mundo en el que el dolor y la lucha fueron una constante.  Su fuerte carga simbólica hace referencia al cristianismo y a la cultura amerindia, así, Kahlo se retrata como una orgullosa mestiza.

Sobre su insistencia en retratarse a sí misma Frida dijo: «pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco».

Algunos símbolos de «Autorretrato con espinas»

1 – Rostro

Al igual que en los íconos religiosos, Frida coloca su rostro en el centro, convirtiéndolo en el foco de la pintura. Su mirada refleja tanto su sufrimiento, como su resistencia a él. Su peinado, tradicionalmente mexicano, honra a su país de origen.

2 – Color y naturaleza

Los colores vivos de las hojas detrás de Frida expresan su fascinación por la naturaleza mexicana. Las libélulas y mariposas, símbolos cristianos de esperanza y renacimiento, muestran su reticencia a rendirse frente al dolor.

3 – Collar

El collar de espinas hace referencia a la corona de Cristo, mostrando el sufrimiento y la humillación que experimentó Frida. El colibrí que cuelga de él es un símbolo del folklore mexicano de la suerte en el amor, usado muchas veces para invocar un nuevo romance. Sin embargo, está muerto, mostrando así la desilusión de Kahlo.

4 – Gato negro

El gato negro, símbolo occidental de la mala suerte, está en posición de ataque, mirando amenazadoramente al colibrí. También refleja el amor de la artista por los animales. Durante su vida cuidó de varios, en especial luego de darse cuenta de que no podría tener hijos.

5 – Mono

En el cristianismo muchas veces se usa al mono para representar al diablo y a la lujuria. Sin embargo, para Frida, representaba el amor que no recibía de su marido. La naturaleza divertida de este animal, también puede simbolizar el hijo que no podía tener a causa de su mal estado de salud.

Si te gusto esta nota, te invitamos a que te registres en nuestra web haciendo clic acá, ¡para no perderte de nada!  

Seguinos en nuestras redes como @rorukagourmet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *